Para reflexionar… Iluminando la casa para los niños

“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6).

“Si no obedecemos los consejos de nuestro Padre, ¿cómo podemos aconsejar a nuestros hijos?”

Muchas veces no sabemos cómo asesorar a nuestros hijos en sus momentos de dudas e incertidumbres. Esto suele suceder cuando no obedecemos a nuestro Padre celestial y no seguimos sus enseñanzas. Quien obedece la voluntad de Dios tiene suficiente material para guiar a sus hijos, e incluso a sus amigos, en los caminos de Cristo.

Caminando en la presencia de Dios, no tendremos dificultad en encontrar la verdadera paz, la alegría que no desaparece en medio de las luchas, la esperanza que permanece, cuando todo va mal, el amor, cuando sufrimos injusticias y persecuciones.

El gran secreto es escuchar al Señor, obedecer la Palabra, no dudar nunca. Así debe vivir nuestro hogar, nuestra relación con los niños, nuestro testimonio en la iglesia. Cuando brillamos con el Señor, nuestro hogar se ilumina y nuestros hijos no serán envueltos en la oscuridad del mundo. Aprenderán a vivir con Dios y también enseñarán a sus hijos a vivir.

¿Busca aprender del Señor para enseñar a sus hijos?

Impactos: 0

2 comentarios sobre “Para reflexionar… Iluminando la casa para los niños”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.