Para reflexionar… LA UNIÓN Produce Victoria

“Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables” (1 Pedro 3:8).

Un grupo de 20 personas se perdió en un bosque. Hacía viento y frío. Decidieron hacer un fuego para pasar la noche. Recogieron algunos palos y solo después recordaron que necesitaban un fósforo para encender el fuego. Solo uno de los presentes tenía una caja de fósforos y solo le quedaba un palillo. No podían permitir que se apagara antes de encender el fuego y hacía viento. Hicieron un círculo alrededor del fuego y se quedaron tan cerca como pudieron. Uno de ellos se acercó lo más posible a los palos más secos y encendió el fósforo. El éxito fue total y pudieron pasar esa noche calentitos. Todos unidos, sin escapatorias, y ese fue el secreto de la victoria “.

Somos fuertes cuando aprendemos a estar unidos con los demás. Nuestro hogar es fuerte cuando todos sus participantes están unidos. Nuestro trabajo sale victorioso cuando todos trabajan con el mismo pensamiento e ideal. Nuestra iglesia es fuerte cuando todos los miembros trabajan juntos para que el nombre de Jesús sea glorificado.

Que seamos imbuidos de un único propósito: el bien de todos. Dejemos de pensar solo en nosotros mismos, pensemos también en los que nos rodean y especialmente en aquellos que, en nuestro lugar, están trabajando por el engrandecimiento del reino de Dios. Entonces la iglesia será fuerte y victoriosa.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.