Para reflexionar.. Contramano De La Carretera

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

Es conocida la anécdota del hombre que conducía su automóvil por una carretera. Recibe una llamada de su esposa que le dice: ” cuidado porque ahora he escuchado la noticia de que alguien está conduciendo tu auto en sentido contrario, exactamente en la carretera donde estás”. El esposo dice a su esposa: “No es solo uno. ¡Hay cientos de ellos!”

A menudo sentimos que somos los únicos correctos en el camino de la vida. Parece que todo el mundo va en la dirección equivocada y nosotros somos los únicos en la dirección correcta. ¿No sería prudente detener el automóvil de nuestra vida para ver si realmente estamos en la dirección correcta?

¿Con qué frecuencia nos sentimos incómodos con nuestra vida espiritual e insistimos en seguir adelante aunque estemos inquietos? Nuestros corazones están inseguros, nuestra paz se tambalea, nuestras esperanzas comienzan a desvanecerse. ¿Qué nos pasa? Puede que sea solo una cuestión de ir en la dirección equivocada.

Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, dijo: “Yo soy el Camino …” Y si Él es el Camino, ¿por qué insistimos en ir en la dirección opuesta? ¿Por qué no reconocer nuestro error e ir por el otro lado? ¿Por qué mantenemos toda nuestra inseguridad si tenemos la oportunidad de corregirla? ¿Por qué seguimos alejándonos de Dios y no volvemos a emprender el viaje en busca de la verdadera felicidad?

Que dejemos de pensar que somos los únicos en el camino de la vida. ¿Dejar que el Señor nos guíe como solo Él sabe hacerlo?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.