Para reflexionar… La Respuesta Esperada: Sí

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud” (Salmos 143:10).

“Quien de verdad quiere aprender, acude al profesor y le pide que corrija sus errores y le ayude a no volver a cometerlos”.

¿Cómo lidiamos con nuestros errores? ¿Los ignoramos, como si no fueran importantes, o tratamos de corregirlos para que nuestras vidas sean mejores y más bendecidas? Dicen que “errar es humano y persistir en el error es estupidez”, pero yo prefiero decir que persistir en el error es ignorar que hay un Dios que nos ama y puede moldearnos según su voluntad y hacernos avanzar sin hacer más errores.

El que sigue su camino despreciando las enseñanzas del Señor, difícilmente llegará a alguna parte. Encontrará frustraciones, desilusiones, preocupaciones, falta de fe y desamor. Quien se somete a la voluntad del Señor, supera todos los obstáculos porque el Señor toma su mano y lo conduce con seguridad y tranquilidad.

¿Cometemos errores? Claro que sí. ¿Los arreglamos? La respuesta debe ser “sí”.

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.