Para Reflexionar… ¿Hubo cambios?

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

“Bill, ¿qué cambios has visto desde que llegaste a la iglesia, hace setenta años?” “Mucho ha cambiado. Antes de la Segunda Guerra Mundial, solía sentarme en ese lado del coro ..” (Historia real)

¿Qué ha cambiado en nuestras vidas desde que Jesús entró en nuestros corazones? ¿Solo el lado de la iglesia en el que solemos sentarnos? ¿Solo el nombre del pastor que nos ha enseñado la Palabra? ¿Solo el coche que nos lleva a los servicios? ¿Solo los amigos con los que tenemos relaciones? Creo que también está de acuerdo en que esto es muy poco.

Cuando Cristo se convierte en parte de nuestro día, es necesario que nuestro rostro sea diferente. Que nuestras palabras produzcan cambios. Que nuestras manos dejen de encogerse. Que la incredulidad se vaya para siempre y recibamos, en su lugar, a dos distinguidos invitados: la fe y la esperanza. Es necesario que el amor sea nuestro compañero en todo momento, en toda circunstancia.

Si no ha habido una transformación espiritual en nuestras vidas, desde que Jesús se convirtió en nuestro Señor y Salvador, entonces todo ha sido en vano y tenemos que empezar de nuevo.

¿Qué cambió en tu vida después de conocer a Jesús?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.