Para reflexionar… Cerrando Y Abriendo Puertas

“…Olvidando ciertamente lo que   queda    atrás,    y
extendiéndome a lo que está delante” (Filipenses 3:13).

Un amigo le preguntó a otro, victorioso en todo lo que
hacía: “¿Cómo lograste abrir la puerta al éxito?” El segundo
le dio una palmada en el hombro a su amigo y le respondió:
“Mi secreto no ha sido haber abierto una puerta, sino haber
aprendido a cerrar las puertas anteriores”.

Cuantas experiencias marcan nuestra vida.  Hay muchos días
malos, decepciones, frustraciones, fracasos.  ¿Qué hemos hecho cuando estos nos atacan? ¿Lloramos? ¿Murmuramos? ¿Nos desanimamos y decidimos detener la marcha? ¿O simplemente seguimos adelante, cuidando cerrar esas   puertas    del sufrimiento para abrir otras que podrán cambiar nuestra suerte?

Desde el primer paso de nuestro caminar con Dios, aprendemos
que “somos más que vencedores”. ¿Y dónde encontraremos la ansiada victoria?  Solo hay una manera de averiguarlo:
continuar perseverando aún frente a las luchas, batallas,
obstáculos que podamos encontrar durante el camino.  A su
tiempo encontraremos la victoria y podremos celebrar con el Señor Jesús, la gran alegría que disfrutaremos.

Cerremos las puertas de las derrotas. Pronto la puerta de
las conquistas estará abierta, y gran será nuestro gozo.

Impactos: 49

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.