Para reflexionar… Argumento decisivo

“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

En una agencia de viajes, un empleado intentaba convencer a una mujer de la seguridad de viajar en avión. Ella no estaba convencida hasta que él usó el argumento decisivo: “Señora, si no fuera seguro, ¿estaríamos vendiendo el viaje ahora para un pago futuro?”

En esta ilustración anterior, el tema era la seguridad. La mujer se sentiría segura ahora y la agencia se sentiría segura en el futuro. Entonces recordé la seguridad de quienes abren su corazón al Señor y Salvador Jesucristo. Cuando toman la decisión, la seguridad es para ahora y también para el futuro. ¡Y esta seguridad va más allá de la muerte! Es válido por toda la eternidad.

Quien tiene a Jesús tiene una vida abundante, llena de alegría, llena de fe y esperanza, llena del amor de Dios, y la certeza de que todo esto sucederá … Para siempre.

Jesús mismo nos aseguró que vino a este mundo para darnos vida en abundancia y garantizarnos esa felicidad eterna. No es una promesa pasajera, ni siquiera por un tiempo determinado, sino para toda la eternidad.

Felices somos todos los que tenemos a Jesús y creemos en sus promesas.

Impactos: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.