Enseñanza Cristiana.

Enseñanza Cristiana.

Con un poco de creatividad podemos encontrar muchas oportunidades para enseñar a los niños acerca de Dios, de manera informal, en la vida diaria:

Gratitud por las bendiciones de Dios
El dar gracias a Dios no debe limitarse a oportunidades especiales como el tiempo devocional o la oración antes de la comida. Hay muchos otros momentos cuando Dios nos bendice y podemos darle gracias en este mismo momento: cuando se ha sanado un niño o familiar enfermo; cuando alguien de la familia recibe un regalo inesperado; cuando Dios ayudó a alguien en su trabajo o sus estudios; etc.

Bendecir a los niños
La bendición de los padres es importante para los niños. Es bueno que los padres oren por sus hijos, bendiciéndoles, por ejemplo, antes que salgan a la calle, antes de un examen u otra prueba, antes de dormir, etc.

Responder a las preguntas de los niños
Los niños hacen muchas preguntas que nos dan una oportunidad para enseñar principios bíblicos. Por ejemplo, si un niño pregunta: “¿Por qué ha creado Dios la mala hierba?”, o “¿Ha creado Dios también los gusanos de la papa?”, podemos explicarle que Dios creó un mundo maravilloso y perfecto, y que solo por causa del pecado del hombre existe ahora la mala hierba, y hay animales que nos hacen daño. – O cuando quieren saber por qué las estaciones del año son diferentes, podemos explicarles que Dios ordenó todo de la manera que podemos alimentarnos del fruto de la tierra, y señalar al pacto de Dios con Noé.

Consejo y corrección desde la Palabra de Dios
En muchas situaciones de la vida diaria podemos aplicar la Palabra de Dios a los problemas y al comportamiento de los niños. Por ejemplo, un niño tiene varias propuestas acerca de lo que puede hacer en sus vacaciones, y no sabe cómo decidirse. Entonces podemos ayudarle a pedir la dirección de Dios, y enseñarle cómo discernir la respuesta de Dios. – O los niños están discutiendo y peleando entre ellos; entonces podemos aplicar la historia de la reconciliación entre Jacob y Esaú, o las palabras de Jesús a sus discípulos en Lucas 22:24-27.

Es bueno enseñar a los niños que antes de cualquier decisión se pregunten: ¿Qué haría Jesús en esta situación? – Así aprenden a hacer sus decisiones según principios bíblicos.

Relacionar verdades bíblicas con objetos comunes
Para los niños un poco más grandes, muchas cosas de la vida diaria les pueden hacer recordar las enseñanzas del Señor: Vemos un rebaño de ovejas y les hacemos recordar que Jesús es nuestro Buen Pastor. Vemos como se construye una casa y les hacemos recordar la parábola de los dos fundamentos (Mat.7:24-27). Visitamos una fortaleza y les hacemos recordar que Dios nos protege como el muro de una fortaleza. Vemos un arco iris y les hacemos recordar del pacto de Dios con Noé. etc.

Evaluar y responder a las influencias del mundo
Los niños son influenciados por muchas cosas que ven y escuchan de sus compañeros, de sus profesores, en la televisión, etc. Muchas de estas influencias contienen mensajes que van directamente en contra de los principios bíblicos. Tenemos que analizar estas influencias y responder a ellas desde la Palabra de Dios. Por ejemplo, muchas películas o dibujos animados en la televisión enseñan que los problemas se solucionan con violencia o con poderes mágicos. Tenemos que enseñar a los niños lo que dice la Biblia al respecto.

Igualmente cuando se les dice en la escuela que el hombre desciende del mono, o que debemos participar en las costumbres paganas de nuestros antepasados, o que Dios no interfiere en las cosas de este mundo. Tenemos que enseñar a los niños a examinar todo lo que escuchan según principios bíblicos (especialmente cuando no asisten a una escuela cristiana).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.