Dios no hace distinción…

gotitas de vivencia…

Un dia de estos, mi hijo estaba un poco sucio pues había estado corriendo, ha tenido gripe y pues como niño a veces no es tan importante para el como se vea, obviamente yo debo pedirle siempre que se cambie…

Entre mis tres hijos, pienso es natural hay una competencia cuando abrazo más a unos que  a otros, ellos se encargan de emparejar la situación y quitan al que está siendo abrazado para ponerse alguno de los otros dos…

El punto es que estando sucio mi hijo, mis otras dos hijas me decian: mami como podés querer tanto a este niño si está tan sucio, mirá que sucio es, porque lo abrazas mucho, esas palabras eran movidas por los mismos celos de hermanos que se tienen…

Yo le respondí a mis hijas, que no importaba cuán sucio podía estar alguno de ellos, yo siempre los abrazaría como estuviesen, porque mi amor era mayor que la suciedad que podía tener alguno de ellos, y en este caso mi hijo que así lo estaba…

Si nosotros siendo malos, siendo imperfectos hacemos eso, cuánto no Dios…a el no le importa que tan sucio estés y no me refiero a físicamente o de la ropa, sino cuán sucio estés por dentro..el siempre te ama y te abraza porque para el tu eres especial…

No importa cuanto de profundo hayas tocado, si te arrepientes el te recibe y aún con todo y manos sucias y el interior sucio, el te ama, te perdona, te recibe y siempre eres hermoso y especial para el…

El no ve lo que todos ven, el solo ve el soplo de vida que puso en ti, y eso le hace amarte, y el sello distintivo que te ha dado, le hace amarte porque el es fiel a su nombre y a sus promesas…

El no clasifica a nadie por más medio y menos pecador, el no pone a nadie por más limpio, menos limpio, y mas o menos limpio, el siempre te recibe porque para el eres especial y creación suya…

Dios te ama, sin importar lo que hagas, solo basta que sientas dentro de ti el deseo de cambio, de no estar igual, porque la suciedad a nadie le gusta, a nadie le hace bien y al estar así no estamos tranquilos hasta que estamos limpios…

Pero solo es a través de Jesús que podemos limpiarnos de cualquiera sea la suciedad que hay en nuestro interior: Mentiras, resentimientos, hipocrecía, autosuficiencia, pensar que somos tan buenos y no hacemos nada malo, todo sea cual fuere lo que tengamos de sucio, solo Jesús limpia y lo que es mejor, no le importa que tan profundo sea lo sucio que estemos, el nos limpia pues solo a travéz de el podemos ser perdonados, limpios y salvos…


…por
…Cristina Hidalgo de Marroquín

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.