Una Mesa Repleta De Bendiciones

Una Mesa Repleta De Bendiciones

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus
riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Podemos imaginar una mesa harta, llena de comidas
deliciosas. A su rededor están reunidas personas
hambrientas. Dios dispuso la comida. Es totalmente gratuita.
Si alguna persona está alrededor de la mesa y no saborea la
comida, es una decisión exclusivamente de ella. Estar
hambriento, delante de una mesa llena, y no aprovechar la
comida, es un comportamiento irracional. Es eso lo que ha
acontecido el tiempo todo. la generosidad de Dios no es
aprovechada. Dios ofrece comida espiritual, pero, Él no
forzará nadie a comerla. El hombre debe tomar en iniciativa
y participar de aquello que Dios le da.

¿Hemos nosotros estado delante de las bendiciones del Señor
sin disfrutar de ninguna de ellas? ¿Hemos ignorado todo
cuanto el Señor nos ofrece, preferiendo los engaños del
mundo que no alimentan la alma y aún nos alejan de Su
presencia? ¿Hemos pasado hambre espiritual mismo estando
delante de un harto banquete que Dios tiene listo para
nosotros?

Muchas veces nos lamentamos de abandono mientras sobre la
mesa del Señor está colocado el “estoy contigo todos los
días”. Murmuramos en cuanto a la falta de todo, sin nos dar
cuenta de que sobre la mesa de las bendiciones está “el
Señor suplirá todas sus necesidades”. Preocupamonos con
enfermedades y no confiamos que, sobre la mesa, está el “soy
el Señor que te sara”. La frustración de las derrotas por
pasos mal dados nos atormenta y ni miramos que, bien en el
centro de la mesa, está el “sin mí nada podéis hacer”.

Estamos hambrientos, sentados alrededor de la mesa del
Señor, y bastaría apenas levantar una de nuestras manos para
recibir todo lo que nuestro Salvador colocó a nuestra
disposición. Allí encontramos todo de que necesitamos:
alegría, paz, gracia, unción, fe y vida abundante. Nada
falta encima de la mesa del Señor.

Empiece a aprovechar las “iguarias” santas que el Señor
colocó sobre la mesa. Encontrará la dicha que tiene estado
buscando hace mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.