Un evangelio sin obstáculos

Un evangelio sin obstáculos
Escrito por Pr. Daniel Romo Pinilla
Un Evangelio sin Obstáculos

Por: Daniel Romo

Capellán /Pastor de niños

Aunque parezca increíble nosotros mismos los religiosos, me refiero a quienes han hecho de la religión su forma de vida y proclamación; aquí entran todas las corporaciones religiosas divididas por conceptos teológicos o por puntos de discusión sin acuerdos.

Por alguna razón hemos sido presa de nuestros propios actos de división concentrando la mirada mas en nuestras diferencias que en nuestros puntos de acuerdo.

Olvidándonos del principal mandamiento de nuestro hermano, amigo, padre y salvador Jesús cuando dijo “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Quien es el prójimo, no solo  aquel que no a conocido a Cristo; sino también los que si le conocemos. Muchas veces actuamos con quienes son hijos del mismo Señor con mayor indiferencia y es mas, muchas veces obstaculizamos su labor evangelística.

A tal punto que nos volvemos mezquinos y premeditamos fracasos a ministerios que no están bajo nuestro prisma de alcance.

Lo importante es mi ministerio, tu ministerio, el ministerio de los otros que se las arregle como pueda.

Será eso traer el reino de Dios a la tierra……………….?

Será eso amar al prójimo……………….?

será eso el real sentido de lo expuesto en Mateo 7:12  cuando se escribió:

”Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, haced también vosotros con ellos”

Estamos viviendo una generación que poco se preocupa del prójimo y se esta tornando en amadores de si mismo, y esto no lo digo pensando en quienes NO son de alguna religión; sino que lo digo por aquellos que si han aceptado a Cristo en sus corazones ; que con el codo muchas veces borramos lo que hemos escrito con la mano y no seguimos el evangelio de nuestro Señor Jesús.

Quienes realmente son los que ponen obstáculos para que cada uno en forma particular cumpla con la gran comisión, para que todas las personas conozcan a Jesús.

¿Qué nos une como comunidad? Ser parte de la familia de Dios, Conocer a Jesús, tenerlo presente en nuestras vidas en cada momento, sabiendo que él es nuestro hermano y amigo; tener acceso a Dios y tener la experiencia de la presencia de Dios en nuestras vidas, el deseo de seguir a Jesucristo en el camino que nos mostró, el anhelo de vivir como él, de vivir su amor, su misericordia, su generosidad, de romper con las estructuras e ideas fijas, con nuestros propios sistemas de valorar a la gente, de hacer clasificaciones de lo puro e impuro alrededor de nosotros, estructuras y clasificaciones que nos impiden ver en la otra persona el rostro de Dios, de romper con tradiciones que nos encadenan y nos impiden trabajar en la realización del reino de Dios, un reino en el cual todos somos iguales delante de Dios, todos somos hermanos y hermanas. Nos une el saber que somos imperfectos, que cometemos errores y que hicimos o hacemos cosas de las cuales nos sentimos culpables, pero que a través de Jesús aun así podemos tener comunión con Dios y que él nos da la fuerza de vivir en comunidad a pesar de nuestras faltas porque nos ayuda a restaurar relaciones y vivir el perdón. Esto nos hace una comunidad Cristiana.

Estoy convencido que la nueva generación de niños serán los facilitadores para romper con las estructuras de hombre que nos han dividido por tantas generaciones; permitiendo así unificar fuerzas en favor del reino de Dios y su justicia, para que luego todo lo que necesitemos para el cumplimiento del mandato divino sea añadido a cada ministerio en particular con la ayuda participativa de todo el cuerpo de Cristo en la Tierra.

“No seas el obstáculo, se el facilitador para una solución rápida”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.