PREPARACION ESPIRITUAL EN LA ESCUELA DOMINICAL

Picture7meditar-la-biblia-300x193

 

Aquí estamos hablando de la preparación del maestro.  El maestro debe haber tenido una experiencia real y activa con el Señor.  Si Cristo no es su Señor, no puede servirle como maestro.  El Señor desconoció aquellos que dijeron, “Señor, nosotros en tu nombre predicamos, echamos fuera demonios, e hicimos muchos milagros.”  La respuesta del Señor fue dura y clara: “Apartaos de mi, obradores de maldad.” (Mt. 7:22-23)  Por qué sucedió esto?  La respuesta es sencilla, el Señor desconoce a todos los que no son de El.  Solo los que dan frutos del Espíritu son de El.  Pues El dijo que “por sus frutos los conoceréis.”

 

Además, el maestro debe ir a Dios en oración, en meditación de la Palabra, y guiado por el Espíritu Santo, cada vez que se prepare para su siguiente clase.  En realidad, no es para su clase, sino por su propia vida espiritual.  La clase no se prepara el Sábado en la noche, después de estar cansados de tanto ver TV. y tenemos mucho sueno.  La clase se va preparando durante toda la semana en el espíritu ya antes mencionado.  El maestro debe gemir en oración intercediendo por cada alumno que Dios le ha confiado.  Debe vaciarse de si mismo y llenarse del Espíritu Santo para poderles ministrar en amor.

 

El maestro que se presenta ante Dios desnudo de sus obras, reconociendo sus debilidades, e implorando su ayuda, es el maestro que estará capacitado para ser usado por el Señor.  El “sabelotodo” nunca podrá ayudar, ni siquiera a si mismo.  Pablo dijo que el era fuerte, cuando admitía que era débil e inútil.  Esto es una paradoja, una contrariedad en la vida.  Pero es que en realidad, nuestro mundo esta al revés en comparación al reino de Dios.

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.