Para reflexionar… Voluntad de Crecer

“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de
nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y
hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Pedro 3:18).

“¿Cómo sabré si estoy creciendo espiritualmente?”, le
preguntó un joven al pastor. Este último respondió: “Si eres
capaz de soportar una ofensa o una humillación sin querer
tomar represalias, cumple con tus obligaciones, aunque nadie
te vigilé, aférrate a tus propósitos hasta que se vean
alcanzados, usa tu dinero sabiamente, sin egoísmo, entonces
puedes glorificar a Dios por ayudarte a crecer”.

¿En qué medida nos preocupamos por la obra del Señor y por nuestra participación efectiva en su vida diaria? ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a seguir las enseñanzas de Cristo mostradas en la Palabra? ¿Hasta qué punto hemos puesto a Dios como prioridad en todas nuestras actitudes? ¿Cuán ansiosos estamos de glorificar a Jesús en todo lo que hacemos?

Muchas veces hemos sido niños a lo largo de nuestra vida
cristiana. Pensamos solo en nosotros mismos, no mostramos
ningún compromiso con el Señor, bromeamos de ser cristianos
cuál si la salvación de los perdidos fuese un juego en un
parque de diversiones. Cuando actuamos de esta manera, no
importa cuánto estemos en la iglesia todos los días, nunca
experimentamos cualquier crecimiento y avergonzamos   el nombre de Jesús.

¿Has crecido delante de Dios?

Impactos: 53

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *