Para reflexionar… Un Año Con Fuerza Y Coraje

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque el Señor tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

Otro año más. ¿Será un buen año o más días de angustia para enfrentar? ¡Depende de nosotros! Depende de lo que estemos preparados para hacer en cada uno de sus días.

Cuando comenzamos un nuevo año, establecemos metas, tomamos decisiones, tomamos iniciativas y, después de esbozar nuestro viaje, nos dispusimos rápidamente a desear todo lo que pretendemos lograr, día tras día.

¿Quieres no tener problemas? Puedes olvidar ese deseo. No hace un año que las luchas no se nos presentaran. ¿Y qué podemos entonces desear? Que seamos fuertes y valientes, que no nos desanimemos en la primera caída, que nunca nos apartemos del Señor, que dejemos que Él nos guíe en todos los sentidos. Un gran detalle que no debemos olvidar: después de cada batalla ganada, da gracias a Dios por esa victoria y por todas las demás que vendrán, cuando surjan nuevas batallas. Cuando lleguemos al final del año, veremos que tomados de las manos de Cristo, las batallas ni siquiera fueron tan grandes.

El gran secreto para tener un año bendecido es no olvidar nunca que el Señor está a nuestro lado, todos los días, en todas partes. Podemos contar con Él. Quiere que contemos con Él.

Al final de este año, diga a todos los que le rodean: “Con Dios, mi año fue una gran bendición.”

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.