Para reflexionar… Tenga Coraje De No Tener Miedo

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”
(Isaías 41:10).

“El miedo es lo opuesto a la fe y no a la duda”.

Cuando decimos que tenemos fe y no tenemos la osadía de dar un paso adelante, en busca de nuestros sueños, nuestros ideales, el logro de nuestras metas, estamos mintiendo a Dios ya nosotros mismos. Si creemos, ¡vayamos a la pelea! Si creemos, no esperamos que la victoria toque a nuestra puerta diciendo “tú ganaste”. Nosotros, contra todas las circunstancias contrarias, salimos con valentía en busca de lo que anhelamos.

Confiar es saber que Dios nos ayudará. es esforzarnos aunque todos digan que nuestro esfuerzo es inútil. Es dar gracias antes de ver la victoria. Cuando colocamos nuestra fe en el altar de Dios, luchamos con la certeza de que no hay posibilidad de fracaso. Y si llega el fracaso, entenderemos que fue solo una prueba del Señor para saber si nuestra fe es verdadera. Perseveraremos y en la primera esquina encontraremos al Señor con los brazos abiertos, sonriéndonos, diciéndonos: “No te rendiste ni murmuraste. ¡Congratulaciones! Aquí tienes tu premio”.

Incluso podemos cometer el pecado de dudar, por unos momentos, pero no podemos tener miedo de ganar. la coraje nos garantizará el trofeo de la gran conquista.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.