Para reflexionar… Satisfacción completa

“El gozo del SEÑOR es vuestra  fortaleza”  (Nehemías  8:10).

“Hay dos formas de obtener  el  suficiente.  Una  es  seguir acumulando más; la otra es querer menos”. (Chesterton)

La  satisfacción  es  la  actitud  que  demostramos   cuando alcanzamos un ideal, un objetivo, un sueño. Hay personas que nunca alcanzan la satisfacción tan esperada, porque  siempre quieren más. Hay otros que desean alcanzar sus objetivos  de satisfacción y reducen las expectativas  y  aceptan  “sueños más simples” y posibles de lograr.

Podemos reunir los dos caminos indicados  por  el  autor  de
nuestra frase inicial  y  lograr  la  plena  satisfacción  y felicidad. Siempre podemos desear más – de Cristo, y menos – de nosotros mismos.

Nuestros intereses deberían centrarse más en la voluntad  de Dios y menos en la nuestra.  Sabemos  que  al  complacer  al Señor  en  nuestras  actitudes,  seremos  felices   teniendo demasiado o muy poco en nuestras vidas. Es  la  alegría  del Señor que nos fortalece y no la alegría humana. Y la alegría del Señor nos lleva a celebrar  lo  pequeño  como  si  fuera mucho, y la satisfacción será completa.

¿Sientes satisfacción en tu vida cristiana?

Impactos: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.