Para reflexionar… Reclutamiento

“Si se humillare mi pueblo,  sobre  el  cual  mi  nombre  es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se  convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los  cielos,  y perdonaré sus pecados,  y  sanaré  su  tierra”  (2  Crónicas 7:14).

Un joven estaba hablando con un hermano mayor en la iglesia. El joven dijo: “Creo que Dios me eligió para interceder  por problemas difíciles, por necesidades urgentes, para ayudar a los que sufren”. El  otro  hermano  preguntó:  “¿Y  por  qué necesidad estás clamando en este momento?”

El  Señor  está  eligiendo  intercesores  que    no    temen involucrarse con los afligidos, angustiados,  que  necesitan atención especial a sus necesidades. Elige a los  valientes, los  osados,  aquellos  que  no  vacilan  en  enfrentar  los problemas, en eliminar las barreras  que  encuentran  en  el camino.

¿Y qué hemos estado haciendo? ¿Estamos dispuestos,  en  este momento de confinamiento forzado, a pasar tiempo en  oración para que desaparezcan las epidemias?  ¿Estamos  clamando  al Señor por aquellos que no pueden asistir a los  servicios  y que sus vidas sean  construidas  por  la  Palabra  de  Dios? ¿Estamos  sufriendo  en  oración  por  las  necesidades   de nuestros misioneros, a menudo  abandonados  en  su  angustia personal? ¿Estamos diciendo a  Dios  que  puede  contar  con nosotros para cualquier cosa que vaya y venga?

La Biblia nos dice que el Señor sanará nuestra tierra. Y  lo hará con nuestra ayuda, con la dedicación de aquellos que no tienen miedo de involucrarse, que están felices  de  ver  la “sonrisa del Señor” en los rostros  de  aquellos  a  quienes ayuda. Soy responsable de eso y  tú  también.  Si  fallamos, nuestra tierra no será bendecida.

El Señor está llamando, ¿ya te has presentado?

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.