Para reflexionar… Motivadores O Piedras De Tropiezo

“Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida” (Apocalipsis 2:10).

Casi un año después de su conversión,  un  joven  dijo:  “Mi mayor dificultad en estos meses no fue la insistencia de mis viejos amigos del mundo, sino los cristianos incrédulos  que esperaban que yo tropezara en todo momento”.

¿Qué hemos  sido  para  los  hermanos  de  nuestra  iglesia, motivadores o  piedras  de  tropiezo?  ¿Hemos  insistido  en culpar y señalar errores o estamos dispuestos a acercarnos y apoyar a quienes tienen más dificultades? ¿Somos  discípulos de Cristo o del mundo?

Hay personas que abren su corazón a Jesús y siguen el Camino del Señor sin mucha dificultad. Hay otros que necesitan,  al menos al comienzo del viaje, mucho amor y ayuda. Necesitamos entender la diferencia y seguir  a  su  lado  con  la  misma determinación y el mismo cariño. Al final, todos recibiremos la misma corona de vida eterna.

La gran virtud del cristiano es comprender que el  éxito  de la obra de la iglesia depende de él  y  no  de  otros.  Debe hacer su parte.

Al hacerlo, solo verá lo bueno en todos y  toda  la  iglesia será una bendición.

Impactos: 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.