Para reflexionar… La Alegría De Poder Trabajar

“Me es necesario hacer las obras del  que  me  envió,  entre tanto que el día dura; la noche viene,  cuando  nadie  puede trabajar” (Juan 9:4).

Un hermano que había estado en la  iglesia  durante  más  de veinte años dijo:  “Vi  venir  a  muchos  hermanos,  incluso pastores, que cometieron  muchos  errores.  Recuerdo,  nunca cometi error aquí en la iglesia”. El otro, que  también  era un antiguo miembro, comentó: “Realmente, nunca lo  vi  hacer cosas incorrectas. De hecho, ¡nunca lo vi haciendo nada!”

Por lo general, son los que no hacen nada los que encuentran más defectos en los que hacen algo. Es cierto que  a  menudo cometemos errores, pero esto sucede a  aquellos  que  buscan hacer lo mejor posible. Estamos ante el Señor para  obedecer su llamado e iluminar el mundo con su presencia.  Somos  sus representantes, sus  embajadores,  sus  queridos  hijos  que desean complacerlo en todo momento.

Si  nos  damos  cuenta  de  que  hemos  cometido    errores, recomenzamos deseando que los  errores  no  se  repitan.  Si caemos, levantémonos con más cuidado  para  no  tropezar  de nuevo. Si fallamos, pediremos ayuda al  Señor  para  que  el siguiente paso esté lleno de éxito y alabanzas a Dios.

Nuestro objetivo no es hacer todo sin error, sino hacer todo lo que el Señor quiere que hagamos para  que  el  nombre  de Jesús siempre sea  glorificado  y  magnificado  por  nuestro trabajo.

¿Cometes errores? Haces algo

Visitas: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *