Para reflexionar… Estuve Perdido Y He Sido Encontrado

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que
se había perdido” (Lucas 19:10).

“Estaba completamente perdido. Acababa de perder a mi madre
cuando tenía 17 años. No tenía dónde vivir.  Dormí en la
calle, debajo de una marquesina, en la parte trasera de una
casa abandonada. Pasé hambre, tenía apenas una ropa que
necesitaba de lavar por la noche para vestir por la mañana.
No tenía nadie, no tenía nada. Estaba perdido.  Alguien me
invitó, me llevó a una iglesia, ya Yo tenía 21 años en ese
momento, y encontré la cruz. Encontrando la cruz, encontré
un camino… mi camino que tanto buscaba.” (P. Barbosa)

Es en la cruz de Cristo que encontramos el camino. Es en Él
que descubrimos que somos alguien. Es en ella que conocemos
la felicidad. Es en ella que comenzamos a conocer la vida
abundante y eterna. Buscamos nuestro camino y el verdadero
sentido de la vida en muchos lugares y en muchas personas,
pero nada encontraremos si el punto de partida no es la
cruz.

¡Pronto dejé de vivir en la calle! Pronto tuve una casa para
vivir. Pronto encontré una familia… ¡Qué bueno es tener una familia! Y ese camino encontrado en la cruz sigue siendo
mi camino hasta el día de hoy, a mis 69  años.  Sé a dónde
voy… Sé que al final de mi camino estaré en mi hogar
celestial, disfrutando la plenitud del gozo de vivir con
Dios para siempre.

Impactos: 36

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *