Para reflexionar… Escultor De Felicidad

“Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 Pedro 1:7).

“Sé que Dios prueba a quien Él ama, pero, parece que mi vida es un eterno campo de pruebas. Mis angustias son constantes”.

Es cierto que, cuanto más Dios trabaja en nuestras vidas, lapidando y aparando las aristas, como un Escultor celestial, producimos mucho más de lo que aquellos que no tienen la misma experiencia. En los momentos de dolor y angustia, buscamos mucho más a Dios que cuando estamos sin cualquier problema o batalla a enfrentar. La tranquilidad nos lleva, muchas veces, a la acomodación espiritual.

Dios desea usarnos de manera plena para que todos al nuestro rededor sean bendecidos. Quiere que testifiquemos de la transformación que se operó en nuestras actitudes, desde que Jesús entró en nuestros corazones. Con nuestro testimonio, muchos serán salvos. Desea también que sirvamos de edificación para aquellos que aún están flacos e indecisos para que sean, como nosotros, una luz a alumbrar las tinieblas de ese mundo.

Deje Dios trabajar en su vida. Si ella ya es preciosa, mucho más valor tendrá después el tratamiento del Señor.

Impactos: 48

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.