Para reflexionar… El Paso Más Grande En Nuestras Vidas

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar” (Mateo 11:28).

Un joven, acostumbrado a la fiesta con amigos, tuvo un encuentro con Jesús en un día especial. Cambiando sus hábitos, dejó sus adicciones y comenzó a ir a la iglesia todos los fines de semana, llevando su Biblia con gran alegría por la calle. Un día se encontró con un grupo de viejos camaradas que, riéndose de él, le preguntaron: “Ya que ahora eres cristiano, ¿qué tan lejos está de la tierra al cielo?” El joven, aún con una hermosa sonrisa en los labios, respondió: “Es muy corto. Un solo paso”.

Es cierto, solo un paso para que un pecador deje el mundo y llegue al cielo. Un solo paso para Jesús. Un solo paso hacia una vida abundante y bendecida. Un solo paso hacia la vida eterna.

¿Y qué se necesita para dar este paso? ¡Casi nada! Solo tienes que quererlo, solo créelo, solo arrepiéntete y busca al Salvador. Jesús se ofreció a pagar el precio por nuestros pecados. Cuando reconocemos lo que Él ha hecho y le abrimos nuestro corazón para que entre y sea el Señor de nuestras vidas, estamos dando el paso hacia la salvación y la felicidad eterna. Cuando damos este paso espiritual hacia el Señor, levantamos nuestros pies en el mundo y lo colocamos en el Cielo.

Es el paso más grande que podemos dar en la vida y es una decisión que nunca olvidaremos.

Impactos: 29

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.