Para reflexionar.. Con Alegría… Con Mucha Alegría

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” (2 Corintios 9:7).

Se le preguntó a un joven oficial de policía qué haría para dispersar una multitud. Su respuesta fue breve y directa: “Comenzaría a levantar una ofrenda en el local”.

Recuerdo que hace muchos años, cuando todavía era un joven en la iglesia, solíamos cantar durante la recolección de las ofrendas: “Quién da con alegría, cómo el sol brillará, cómo el sol brillará, cómo el sol brillará”. Y en ese momento, la gente realmente ofertaba con una gran sonrisa en los labios. Después de todo, amaban a Jesús y estaban felices de ayudar a ganar a muchos otros para Dios. Sin embargo, ha pasado el tiempo y los cristianos parecen haber olvidado la bendición de “dar con alegría”.

Algunos se justifican diciendo que muchos se benefician de las ofrendas y no se contempla la obra de Dios. Sin embargo, quienes lo hacen son minoría en un universo de miles o millones de pastores y misioneros fieles al Señor y cuyas actitudes siempre glorifican y exaltan el nombre del Padre. Y, no olvidemos, la enseñanza de llevar las ofrendas al Señor se ve con gran énfasis en las Escrituras. Y el Señor siempre promete bendecir a los que ofrecen con alegría. Aquellos que obran mal ciertamente darán cuenta a Dios por su comportamiento.

Quiero enfatizar que muchos pastores y misioneros han aceptado el llamado de Cristo y están esperando nuestra ayuda para que sus ministerios sean fructíferos y bendecidos. Dios también está esperando que escuchemos Su voz y seamos fieles. Siempre es fiel a quienes le obedecen.

¿Contribuyes a la obra de Dios? ¿Y lo hace con mucha alegría?

Impactos: 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.