ministerioinfantil #149# ¿Dónde Está La Sal?

¿Dónde Está La Sal?

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se
desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada,
sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mateo
5:13).

por una modesta estimativa, más de un cuarto de toda la
población americana profesó una experiencia cristiana de
conversión. William Iverson, hace una observación: “Un quilo
de carne sería, seguramente, afectado por un cuarto de quilo
de sal. Si éste es el símbolo de un cristianismo real — la
sal de la tierra — ¿dónde está el efecto de lo cuál Jesus
habló?”

Sí, nosotros, hijos de Dios, tenemos el compromiso de
transformar el mundo en que vivimos. Fuimos llamados y
enviados para hacer la diferencia en todos los ambientes.
Nuestra presencia necesita alumbrar cada centímetro pisado
por nuestros pies.

Los caminos pedregosos por donde pasamos deben si volver
planes; los lugares áridos deben dar lugar a bellos
jardines; el Señor debe brillar en todas las situaciones en
que estemos envueltos.

Somos “la sal de la tierra” y nuestra tarea es evitar la
corrupción moral, carnal y espiritual. Estamos en el mundo
para que la pureza sea conservada, la santidad preservada,
la esperanza guardada, intacta, en todos los corazones.
Somos sal para temperar los días que van pasando, para dar
sabor a los sueños que van se realizando, para mantener vivo
el amor que, a las veces, va siendo olvidado.

La vida, sin esa sal, sería insípida, desagradable, sin
brillo y sin color. Sería un nido sin pájaros, sería un
florero sin plantas, un horizonte sin puesta del sol.

¿Pero, dónde están los cristianos? ¿Donde están aquéllos que
deberían estar de vestís blancas cómo la nieve? ¿Donde están
los embajadores de los Cielos? ¿Dónde están los salvos?

¿Dónde está la sal?

nc3=3
__,_._,___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.