LOS FRUTOS DEL CRISTIANO LECCION DE OBJETO

LOS FRUTOS DEL CRISTIANO

tree_apple_swinging_500_wht_452

 

Versículo:  “Mas el fruto del Espíritu es amor,  alegría,  paz,  paciencia, amabilidad, bondad, fe, humildad  y dominio propio”. (Gálatas  5:22,23).

 

Referencias  bíblicas  adicionales: Gálatas 5:19-23; Efesios 2:1;  Juan15:1-11.

 

 

Materiales necesarios:

1 paquete de caramelos de goma (“gomitas”) de un solo color. Cinta adhesiva transparente doble  faz o aguja e hilo.

1 Un arbolito  artificial pequeño.

2 papas medianas.

1 rama verde de árbol,  de unos 25 cm.

1 rama seca  de árbol  con unas  cuantas hojas,  de unos 17 cm.

1 cuadro de Jesús (que muestre  la cabeza y los hombros).

 

Preparación:

Corte  las papas por  la mitad  (a lo largo).   Coloque la parte  cortada hacia abajo y plante las ramas en la papa para que el árbol quede parado. Debe tener 3 árboles: uno muerto con hojas secas; uno verde con algunas hojas;  y un arbolito  pequeño artificial, puede ser  de plástico o   de caña forrado con papel.  Este árbol  sólo debe  tener  nueve  ramas. Páseles  un hilo a los caramelos de goma para poder  colgarlos  en las ramas o ponga pedacitos de cinta de doble  faz sobre  las ramas para poder  pegar allí los caramelos de goma. Los tres árboles deben estar ocultos en cajas y deben ser expuestos  solamente durante el desarrollo de la lección.

 

Mensaje: Árbol  # 1

(Coloque  el árbol muerto  sobre  la mesa, delante de  la audiencia. Mantenga los otros ocultos).

Este árbol representa a una persona que no tiene a Jesús en el corazón. Observen cómo han muerto también las hojas.  Efesios 2:1 y Gálatas 5:19,20 describen esta vida (lea la Biblia y señale  las hojas  muertas a medida que  enumera: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución,  idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos,  celos,  iras, contiendas, disensiones, herejías, etc.  Coloque el árbol  seco a un lado).

 

Árbol  # 2

(Muestre el árbol  verde).

Este árbol  representa a un cristiano.   Mire cuán  verdes están  las hojas. Cuando lo vemos  verde  sabemos que  tiene vida.   Esta persona ha  sido limpiada de  sus  antiguos pecados – hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas etc., pero este árbol  no tiene frutos.  (Deje el árbol sobre  la mesa).

 

Árbol  # 3

(Coloque  el árbol  artificial sin caramelos sobre  la mesa, al lado  del árbol  sin frutos).

Miren, en este árbol  vemos una  diferencia  (ponga un caramelo sobre una rama). Este cristiano está produciendo fruto porque ha permanecido cerca  del Padre  Celestial  (Leer Juan  15).

(Cuando los caramelos son  colocados en el árbol,  mencione el fruto del espíritu mencionado en Gálatas 5:22,23):

1.  Amor.  Él ama a Cristo y a sus semejantes.

2.   Alegría.  Contagia a otros  con  su alegría y da  testimonio  de  la alegría que siente por ser un cristiano.

3.   Paz.   él confía  en Dios y le entrega sus preocupaciones. Cuando siente miedo,  se refugia  en Dios y en Jesús.

4.  Paciencia.  Cuando otros están  enojados o enfurecidos con él, o se oponen a lo que dice, él no actúa  igual.

5.    Amabilidad.   él  nunca es  rudo  o  descortés –  es  amable con todos.

6.  Bondad.  Está siempre  dispuesto a ayudar a otros.

7.   Fe.   Cree  que  Cristo puede salvarlo.   Ora, lee la Biblia y deposita su confianza en Jesús.

8.  Humildad.  Se domina a sí mismo porque ha entregado el control de su vida a Cristo.

9.  Dominio propio.  Nunca  participa de cosas  perjudiciales, trata  de comer,  beber  de acuerdo con los principios  bíblicos y actúa  equilibrada- mente  en todo lo que hace.

(Coloque  la lámina  de Jesús en la punta  del árbol).   Esta es la clase de cristianos que deberíamos ser: cristianos que llevan fruto y que dejan  ver a Cristo en sus vidas.

 

Reflexión

Un niño que se parece a Jesús le cuenta  a sus amigos todo lo que sabe acerca de él no sólo por medio de sus palabras, sino también a través de la manera en que juega, los gestos  que hace  y sus actos de bondad.

¿Qué clase de niño eres tú? ¿Te pareces a un árbol seco o a uno que sólo da sombra? ¿O  te pareces a un árbol  que da fruto y alimenta a otros?

¿Cuántos quieren  ser árboles muy bonitos?

Sólo Jesús puede ayudarnos a ser como estos árboles y dar muchos frutos.

Impactos: 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.