Lecciones de Perro

Lecciones de Perro


Reflexiones Cristianas
Alguna vez hemos tenido un perro en casa y quizás hemos ignorado lecciones silenciosas que esos animales nos dan, por ejemplo:

Nunca pierda la oportunidad de salir de paseo.
Experimente la sensación del aire fresco y del viento en su rostro por placer.
Cuando alguien que ama se aproxima, corra a saludarlo.
Practique la obediencia.
Haga saber a los otros cuando están invadiendo su territorio.
Siempre que pueda duerma una siesta y desperécese al levantarse.
Corra, salte y juegue a diario.
Coma con gusto y entusiasmo, pero pare cuando esté satisfecho.
Sea leal siempre.
Nunca pretenda ser algo que no es.
Si lo que desea está enterrado, cave hasta encontrarlo.
Cuando alguien estuviere pasando un mal día, quédese en silencio, siéntese próximo a él y, gentilmente, intente agradarlo.
Cuando llame la atención, deje que alguien lo toque.
Evite morder cuando apenas un gruñido podría resolverlo.
En días templados, recuéstese de espaldas sobre la hierba.
En días calurosos, beba mucha agua y descanse bajo un árbol frondoso.
Cuando estè feliz, salte y sacuda todo el cuerpo sin inhibiciones.
No importa cuantas veces lo censuren, no se martirice con culpas que no tenga y no se ponga mal, corra inmediatamente de vuelta a sus amigos.
Alégrese con el simple placer de una caminata.
Aprenda del perro, pero no tenga una vida de perro. Viva como un hijo de Dios. Dios es tu Padre y tienes que vivir como Hijo del Padre Celestial.

Os ruego que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados. Efesios 4:1.

Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre. Juan 1:12

 

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *