La Primera Navidad – Programa especial

La Primera Navidad – Programa especial

La Navidad es una época para recordar. Muchas veces no tomamos el tiempo para recordar el acontecimiento más grande que la humanidad haya vivido; el nacimiento de Jesús.  La Navidad no es solamente para hacernos regalos o para comer ricos manjares de la temporada, es también para dedicar tiempo y evaluar lo que hemos hecho durante los meses del año que han transcurrido. Es una ocasión propicia para meditar en la grandeza del amor de Dios expresada mediante el nacimiento de Jesús y para renovar nuestros votos de fidelidad a él. No importa que la fecha exacta del nacimiento de Jesús no lo sepamos, lo importante es celebrar su venida y lo que ella representa para nosotros los cristianos.
Preparativos para el programa: Prepare los niños para que participen como se explica a continuación.

1. Vista algunos niños de color blanco para que representen los pastores. Cada vez que en la historia se repita la palabra pastores ellos deben hacer el sonido de la ovejas (beee).

2. Vista niños de color amarillo que cantarán (¡Aleluya¡) cada vez que en el relato se mencione la palabra ángel o ángeles.

3. Vista niños usando color azul para que susurren (shh) cuando se mencione la palabra bebé en el relato.

4. Vista niños de color morado para que murmuren (humm) cuando se mencione la palabra hombres sabios.

Si desea hacer el programa más vistoso puede ir representando la historia con otros niños participando tales como María, José, los tres sabios, Gabriel. Cada personaje puede ir apareciendo y formando el cuadro vivo mientras se narra la historia. Al final todos los que han participado estarán dentro del pesebre.

No olvide ensayar el programa varias veces para que los grupos de niños estén bien pendientes de cuándo les toca hacer el sonido que ellos representan al escuchar la palabra clave.

Lectura:

Algunas veces cuando llega la Navidad, nos olvidamos de lo que realmente se debe celebrar. Aunque la fecha no es la correcta, el acto es lo que debemos resaltar. Lo más importante no es cuándo nació Jesús, sino la bendición que la humanidad recibió cuando el cielo permitió que Él viniera a nacer. Por tal motivo hoy dedicamos un tiempo para recordar esa maravillosa ocasión cuando la Majestad del cielo se hizo humano y vino a la tierra para traernos salvación.

En el evangelio de Mateo y de Lucas encontramos la historia del nacimiento de Jesús. Dejemos que la Biblia nos diga los detalles de todo lo que sucedió en aquella ocasión tan especial cuando a la tierra llegó desde el cielo el mayor regalo que la humanidad haya recibido.

Dios envió un ángel (niños vestidos de amarillo hacen su parte todos a la misma vez) al hogar de una joven llamada María.  Gabriel el ángel (niños vestidos de amarillo) le dijo a María que no tuviera miedo porque Dios la había escogido para ser la madre de un bebé (niños vestidos de azul) al cual llamarían Jesús. Jesús sería el Hijo de Dios.

María estaba comprometida con un hombre llamado José. Dios también envió un ángel (niños vestidos de amarillo) para visitar a José.  El ángel le dijo a José que tampoco tuviera miedo y que María tendría un bebé al cual debían llamar Jesús. Este bebé que sería el Hijo de Dios, venía para salvar al mundo de sus pecados.

Varios meses después, el emperador quería contar a todas las personas del país. Hizo una ley que decía que todos los habitantes debían regresar al país de sus familiares para registrarse y ser contados. José y María tenían que viajar a Belén porque esa era la ciudad donde la familia de José había nacido.

Cuando José y María llegaron a Belén, no encontraron un lugar donde poder dormir porque todos los lugares estaban ocupados con las personas que había venido para registrarse. Esa noche tuvieron que dormir en un establo. Mientras estaban allí llegó el momento del nacimiento del bebé. María tomó al bebé, lo envolvió en una frazada y lo colocó en un pesebre.

Muy cerca de allí en las colinas de Belén, había pastores (niños vestidos de blanco) que estaban cuidando las ovejas esa noche. De pronto un ángel (niños vestidos de amarillo) del Señor se les apareció, y la gloria de Dios brilló alrededor de ellos.  Los pastores estaban atemorizados, pero elángel les dijo, “No teman, les traigo buenas noticias que les darán mucho gozo. Hoy en la ciudad de David ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor”. El ángel le dijo a los pastores dónde podían encontrar al bebé, y luego otros ángeles se unieron a ellos en un coro que expresaba su alabanza a Dios por haber enviado a su Hijo a la tierra. (Aquí puede pedir a todos los niños que se coloque en formación para cantar el canto “Se oye un canto en alta esfera” del Himnario Adventista. Si lo desea puede invitar a la congregación a participar de la alabanza).

Los pastores saliendo apresurados en busca del bebé. Al llegar al establo encontraron a María, José y al bebé. Allí estuvieron dando gracias a Dios por ese bebé tan hermoso.

Unos días más tarde llegaron unos hombre sabios que estudiaban las estrellas y que habían visto la estrella que anunciaba el nacimiento de Jesús. Los sabios habían seguido la estrella desde lejanas tierras hasta que llegaron al establo.  Cuando vieron al bebé le entregaron los regalos que traían para él; oro, incienso y mirra.

Jesús creció y se convirtió en un hombre que cumplió la misión por la cual había venido a la tierra. Hoy cuando recordamos su nacimiento estamos muy felices porque ese niños trajo la salvación para todos nosotros. Ahora lo esperamos ya no como un niño sino como Rey de Reyes  para llevarnos al cielo con Él.
(Todos los niños cantan “Al mundo paz nació Jesús
”).

Un niño puede orar para finalizar.

 

Impactos: 199

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *