La Percepción con la que se ve…

La Percepción con la que se ve…

gotitas de vivencia…

Cierto día estaba un Señor quien por su apariencia no daba indicios de tener mucho, o por lo menos donde vivir, tocaba su armónica, una lata vacía en el suelo donde  pedía le depositara el dinero el que quisiera darle…

Pasó un empleado de oficina, solo le vió y le dió el vuelto que recién le daban de su café, apurado no se detuvo a escucharle y siguió su camino…

Pasó un empleado de gobierno, no depositó nada de dinero, miró al anciano y pensó…estas personas son una carga para el Estado…cómo puede haber tanta gente así…

Más tarde una jóven estudiante, ser rió de lo que el Señor hacía, un niño daba unas monedas y un religioso decía para sí…Como se aprovecha de las personas con su lástima…y así muchos daban su opinión de aquel hombre…hasta que pasó un maestro quien con profundo cariño le dijo:

Acompáñeme señor, venga conmigo…lo llevó a un alvergue ubicado de una asociación…le mostró donde podía bañarse, le dió nueva ropa…le ofreció comida, un lugar donde dormir y le presentó amigos…

Cada uno mira a una persona que puede estar en distintos estados o momentos de su vida y lo ve desde una perspectiva, la propia, o la que Dios pone dentro suyo hasta conmoverle…

Dios no está en aquel que da las sobras, lo que no quiere, lo que no le gusta, lo que para el es feo o no nocesita…Tampoco se agrada de aquel que da para que le vean, hace para que le feliciten o descuenten de sus impuestos…Dios está en aquellos que dan desde lo más profundo de su corazón y lo guardan, en lo secreto, donde solo Dios ve…

Así mismo un día…estabamos sucios, andrajosos, solos, en la calle, llenos de inmundicia, nadie nos quería y no valiamos nada para muchos…pero Jesús vino a nosotros, nos dió un nuevo nombre, nos dió ropa limpia, nos alimentó hasta saciarnos, se nos reveló como amigos y nos dió una nueva casa…

Muchos vieron con una perspectiva distinta lo que Jesús hacía en nuestra vida…pero solo el que conocía con antelación su obra iniciada, el que no deja nada a medias…poco a poco mira su obra en la vida de cada uno de los que ha recogido…y terminará la obra…sin importar lo que otros digan de su hijo pues el…no margina a nadie, no desprecia a ninguno y todos quiere consigo…


…por
…Cristina Hidalgo de Marroquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.