La Llave De Oro Del Palacio Real

La Llave De Oro Del  Palacio Real

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su

nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan

1:12).

Era costumbre, en España, el rey conceder a los nobles de

posición elevada, una llave que era colocada en el cinto,

como señal de honor, para que pudiesen entrar a cualquier

hora en el palacio real. Nuestra Biblia es tenida como una

llave de oro que permite a los que la poseen, entrar a

cualquier momento, en la casa del tesoro del Rey de los

reyes.

Somos hijos de Dios. Somos herederos de los Cielos de

gloria. Recibimos, al aceptar Cristo en el corazón, el

permiso maravilloso de entrar en la sala del trono real, en
la presencia de nuestro Dios, el Señor de los señores, Aquél

que es el Principio y el Fin, que escribió nuestro nombre en

Su Libro de vida, y que dispuso una morada celestial para

que pudiésemos allí vivir, en plenitud de júbilo, para

siempre.

La llave de la bendición eterna es concedida a los nobles

del reino de Dios. Y para que nos tornemos nobles, de

posición elevada, no necesitamos tener dinero, o antepasados

ilustres, o cualquier título de nobleza de este mundo. Es

necesario apenas que creamos en Jesus, que nos arrepintamos

de los pecados, que aceptemos a Cristo como nuestro Señor y

Salvador.

Más importante y valioso que el título de Duque, o de

Marqués, o de Barón, es tenemos el noble título de “hijos de

Dios”. Ningún título honorífico es superior a lo de hijo del

Dios Todo Poderoso.

Senhor a qualquer instante. Podemos lhe pedir socorro nas De

pose de esa llave, podemos entrar y hablar con nuestro Señor

a cualquier instante. Podemos le pedir socorro en las horas

de angustia, podemos pedir ayuda para vencer un obstáculo,

podemos pedir cura en la hora de una enfermedad, podemos

pedir dirección cuando estamos perdidos en el camino, y,

especialmente, podemos simplemente decir: “Gracias Señor,

por todas las bendiciones que he recibido”.

¿Usted ya tiene esa llave? No deje de usarla, en cualquier

circunstancia.

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *