Guerra Y Paz — Feliz Año Nuevo

Guerra Y Paz — Feliz Año Nuevo

“… tiempo de guerra, y tiempo de paz” (Eclesiastés 3:8).

“Esté en guerra con sus vicios, en paz con sus vecinos, y
deje que el nuevo año haga de usted un hombre mejor.”
(Benjamin Franklin)

“Año Nuevo, vida nueva”. Oímos esa frase muchas veces y,
casi siempre, nada acontece de nuevo en las vidas de
aquéllos que la dicen. Pero para nosotros, que somos hijos
de Dios, es necesario que transformemos ése dicho popular en
una realidad espiritual.

Algunas veces estamos en guerra y otras en paz. ¿Cual de las
dos situaciones hará con qué nuestra vida sea mejor? Ambas,
si sabemos aplicarlas de la forma correcta y en el momento
correcto.

Debemos estar en guerra contra el pecado, contra los vicios,
contra el orgullo, contra la vanidad, contra la mentira,
contra la avaricia, contra todo cuanto nos aleja de la
presencia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Ésa
guerra, al contrario de otras, no provoca destrucción. Ella
nos edifica, nos alegra el corazón, nos fortalece para
enfrentar las horas de luchas y dificultades. Es una guerra
que nos ayuda a construir una vida plena y abundante delante
de Dios.

Debemos estar en paz con nuestras vidas y con todos los que
están a nuestro rededor. Debemos estar en paz con nuestra
familia, con aquéllos que nos quieren bien y hasta con los
que nos ignoran. El Señor es el Príncipe de la Paz y se
estamos en paz, estamos en Él, y Él está en nosotros.
Necesitamos estar en paz con nuestros sentimientos, con
nuestras actitudes, con nuestros sueños, con nuestras
ansiedades, con aquello que Dios nos da y también con qué no
nos da.

Que la armonía entre la guerra y la paz, en el próximo año,
nos haga bien mejores de lo que fuimos en éste que está
acabando. Si así es, seremos muy felices y el Señor será
glorificado en nuestras vidas.

Feliz Año Nuevo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.