El Proceso del dolor…

El Proceso del dolor…
gotitas de vivencia…
A principios del mes de diciembre, mientras hiba a la casa de mi suegra a recoger a mi hijo, me encontré con que no estaba en la casa de su abuela, y mi cuñado le dijo a mi esposo que estaba afuera, obviamente el no estaba en la calle pues yo le hablé muchas veces y no respondió, mientras lo buscaba y me bajé del vehículo al cerrar la puerta me quedó atorada la mano izquierda, al punto que lo machuqué y tuve que abrir la puerta para poder sacar mi dedo…
El dolor era enorme se lo podrán imaginar pase todo el santo día con  el dolor, la uña se me puso morada y no podía usar esa mano, así fué toda la semana el dedo lo sentía como intermitente del dolor…poco a poco se me fue poniendo morada la uña y así poco a poco toda la uña se me puso morada, me decían esa uña se va a caer, yo pensé que talvez no pero fue a partir de la semana pasada pude ver como la uña se estaba cayendo y estaba naciendo otra por debajo, aún no se ha caído toda pero ha sido un largo proceso entre el golpe, la semana que me dolió mucho, y poco a poco el dolor dejó de ser tan fuerte hasta que la uña inservible tiene que caerse para dar paso a una nueva…
El dolor conlleva un proceso, cuando se pasa por un mal momento es así…los primeros días duele tan fuerte que sientes que todo tu ser te punza del dolor y el  no  poder explicarte cuanto más puedes aguantar ese sentimiento, sea cual fuere el motivo, una pérdida de un famiar o un amigo cercano, la pérdida de algo importante, una enfermedad tuya o de alguien cercano, una separación, engaño, traición, indiferencia, desamparo, soledad, falta de empleo, falta de lo necesario, una difícil prueba…
No se como se llama el dolor que estás pasando…y así como todo dolor que lleva el proceso de el día que sucede te duele hasta lo más grande, y poco a poco se va pasando hasta que se pierde la parte adolorira que nazca una nueva…así mismo tiene que dolor todo  y pasar…
Pero nada pasa por sí solo, sin que Dios lo permita y esté en su voluntad lo sucedido…si entregas a Jesús tu carga, el hace que el proceso que vives sea menos doloroso y más en calma…
Ninguna palabra que te digan al pasar por esto será suficiente…nunca nada será suficiente, pero si te rindes a El y entregas ese momento, el hará cada véz menos pesado tu dolor, más ligero, liviano, hasta que poco a poco surjan nuevas esperanzas, nuevas oportunidades, y puedas ver sin sufrir, recordar sin dolor, avanzar sin sentir rencor…
Sigue adelante y pon en las manos de Dios todas tus cargas…el hará nuevas todas las cosas, borrará todo mal recuerdo y dolor…
…por
…Cristina Hidalgo de Marroquín
__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.