Dos Tipos De Personas

Dos Tipos De Personas

“… y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

Existen apenas dos tipos de personas: aquéllas que dicen
para Dios “tu voluntad sea hecha” y aquéllas para quien Dios
dirá en el fin “tu voluntad sea hecha”. Todos que pasarán la
eternidad sin Dios, hicieron esa opción. Nadie que tenga
hecho opción diferente se quedará lejos de Dios. Ninguna
alma que anhela ardientemente la alegría verdadera, dejará
de experimentarla.” (C.S. Lewis)

Es verdadera la afirmación de Lewis. Cabe a nosotros escoger
el lugar donde pasaremos la eternidad — con Dios o sin Él.

Cuando nuestra opción es hacer la voluntad del Señor, no
apenas estamos asegurando un lugar en el Cielo, para
siempre, pero pasamos a disfrutar una vida nueva, llena de
regocijo y plena de conquistas espirituales. Caminamos
seguros y confiantes de que estamos en el rumbo cierto y,
mismo debajo de tormentas, siempre columbraremos los rayos
de sol de las bendiciones de nuestro Dios.

Cuando escogemos rechazar a Dios, perdemos la oportunidad de
gozar de Su compañía, de oír su voz amorosa, de sentir las
caricias de Sus manos cariñosas, de poder, en los momentos
de dificultades, oír: “no temas que yo estoy aquí, a su
lado”.

Si escogemos hacer la voluntad de Dios, tenemos nuestro
nombre escrito en el Libro de la Vida y oiremos, en aquel
último día, la invitación de nuestro Salvador: “Vinde,
benditos de mi Padre”. Si escogemos hacer exclusivamente
“nuestra voluntad”, la única cosa que podremos oír, cuando
estemos delante del trono del Señor, será: “Tu voluntad sea
hecha”… ¡y más nada!

¿Qué tipo de persona es usted? ¿La que hace la voluntad de
Dios o la qué hace su propia voluntad?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *