Dejándo gobernarse por el Espíritu de Dios…

Dejándo gobernarse por el Espíritu de Dios…
gotitas de vivencia…
Me da mucho gusto escribir esta gotita, sobre todo porque es lo que debemos todos debemos anhelar, vivir y buscar, una vida gobernada totalmente por Dios… resulta que nuestro Pastor en mi iglesia, nos hablaba sobre el vivir gobernados por el Espiritu y nos ponía el ejemplo de uno de los pastores en la iglesia que hiba ser intervenido quirurgicamente en el hospital de Seguro Social en San Salvador…
Al momento de intervenirsele el anesteciólogo le puso la anestecia, y poco antes de empezar la operación el Pastor Rico  comenzó a hablar y a resistirse a ser operado si los médicos que lo operaban no recibían a Jesús en su corazón e hiban a la Iglesia…
Fue tal la lucha con los médicos que éstos le dijeron si está bien vamos a ir te lo prometemos que iremos, entonces se dejó operar, pero la historia no acabó ahí el Pastor Héctor Rico les habló sobre Jesus mientras estaba en la barca y les hacía preguntas a los médicos, el cirujano le preguntó al anestecista que qué era lo que sucedía pues esto no les había pasado jamás a ellos, el anestecista le dijo que no tenía idea de porque habia sucedido esto, y así mientras era operado el pastor Rico habló los médicos como si no hubiese estado bajo los efectos de la anestecia..
Al despertar la enfermera le comentó esto tanto al pastor general como a su esposa, el pastor general luego se lo comentó al Pastor Rico y el le dice, no me acuerdo para nada de todo esto, igual los médicos que como comprometieron bajo promesa de ir a la iglesia irían a la misma.. La reflexión que hacía el Pastor era que aún bajo estado de inconciencia el Pastor Hector Rico hablaba de Jesús y tenía hambre de predicarles de Jesucristo a los médicos pues vivía sometido por el Espiritu y esto le hacía hablar hasta en estado de inconciencia de Cristo yle dijo: “Es admirable el espiritu que tienes pues aún bajo ese estado has hablado de Cristo”…
La vida del Espíritu, sobre todo en estos tiempos es algo que parecería ciencia ficción, pues estar totalmente regido por el Espiritu conlleva a vivir sometidos, gobernados y totalmente obedeciendo a Dios en todo…
Entonces podemos hablar, pensar, caminar, actuar y responder como Cristo lo haría pues vivimos para el, hablamos solo de el y nos interesa nada más que obedecerle y que el sea el Señor de nuestra vida…
El pecado nos aleja de Dios, pero el vivir en obediencia a El nos acerca aún más a el y  viviemos sin temor a obedecerle en todo momento y siempre, predicando, hablando y aconsejando de Cristo, quien al final es a quien viviremos eternamente, alabando, adorando y exaltando…
…por
…Cristina Hidalgo de Marroquín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.