Archivo de la categoría: ARTÍCULOS

ANFITRIONES Y PRESENTACIONES

Un buen anfitrión hace las presentaciones entre sus invitados

Las presentaciones. ¿Quién presenta a quién?

Una presentación no es más que mostrar y poner en conocimiento de una persona a otra. Es una forma de darse a conocer una persona a otra, generalmente, por medio de una tercera persona que hace esa presentación.

Cuando organiza un encuentro en su casa -una fiesta, una cena, o cualquier otra celebración- la “obligación” del anfitrión es hacer de mediador en la mayor parte de las presentaciones.

Si la fiesta o reunión cuenta con muchos invitados, algunos amigos de la pareja pueden hacer de ‘ayudantes’ con las presentaciones de varios de sus invitados.

Es importante para el éxito de la fiesta o celebración que la mayoría de los invitados se conozcan para que fluyan mejor las conversaciones y las relaciones entre los invitados.


3 criterios básicos para hacer las presentaciones

Quién presenta a quién

Siempre se debe utilizar para las presentaciones la fórmula de menos a más.

Es decir, las presentaciones se hacen siguiendo estas reglas:
– El invitado joven debe ser presentado al de más edad,
– El hombre es presentado a la mujer,
– El invitado de menor rango o jerarquía al de mayor,
– El empleado al jefe,
– Nuestros familiares al resto de personas.

Una cosa importante. Nunca se presenta a las personas que están al servicio de la casa. Una cosa es saber su nombre y otra hacer una presentación a los invitados.

Qué decir 🗣 al hacer una presentación

A la hora de presentar, solamente diremos el nombre y apellido de la persona presentada, y si queremos, algún pequeño dato que pueda orientar a la otra persona sobre los temas que puedan tocar cuando se retire el anfitrión. Ahora bien, tampoco le cuente toda su vida y su currículo, no es necesario ni correcto. Una presentación debe ser breve y concisa.

“No se autopresente a una persona de gran relevancia o alto rango”

Una presentación simple sería tan sencilla como: Fernando Rodríguez, economista y un apasionado de la caza, por ejemplo. Elena, escritora y coleccionista de postales de época.

¿Hay que ponerse en pie?

La respuesta es, sí. Aunque hay algunas excepciones. Solamente las mujeres pueden permanecer sentadas cuando se acerca otra persona para charlar o para ser presentada -aunque pensamos que lo correcto sería levantarse-.

Cuando a una señora le van a presentar otra persona, por supuesto que debe levantarse, si la persona que se le acerca es de edad avanzada o tiene una cierta relevancia o rango -lo que popularmente se conoce como una persona ‘importante’-.

La fórmula de la autopresentación

Tal y como hemos comentado anteriormente, llegado el caso, cuando la reunión o fiesta es muy numerosa y los anfitriones no pueden ocuparse de todo, se puede recurrir a la fórmula de la autopresentación.

Es una fórmula que podemos llamar como ‘último recurso’ cuando no se tiene una tercera persona -anfitrión o amigos comunes- que puedan realizar esta presentación.

Es mejor esperar un poco para que les presente el anfitrión o algún amigo común -que puede ayudar a los anfitriones en esta tarea-.

Dicen los ingleses sobre la autopresentación: “solo se puede uno autopresentar en un barco que se hunde, cuando el capitán y los oficiales estén ocupados”.

Impactos: 6

LA IGLESIA TIENE QUE INVERTIR EN EL MINISTERIO INFANTIL

Escrito por el Tío Juahn

Una iglesia que le resta importancia a la niñez es una casa vacía que a perdido el llamado de Dios y su visión, es importante entender que para Jesús nuestro maestro los niños representaron y representan hasta hoy principios importantes
Mateo 19:13 Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. 14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. 15 Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.
1. Para Jesús los niños tienen derecho de estar en la casa y participar de todo “Dejad a los niños venir a mí”
2. Para Jesús los niños son importantes “no se lo impidáis”
3. Para Jesús los niños tienen derecho en reino de los cielos “porque de los tales es el reino de los cielos” y si tienen derecho en reino de los cielos ¿porque no tendrían derecho en la iglesia?
4. Para Jesús los niños deben de ser bendecidos por la iglesia ” habiendo puesto sobre ellos las manos”
ESTOS SON FUNDAMENTOS QUE NUNCA DEBEN DEJAR DE SER VIDA EN CORAZON DE LOS LIDERES DE LA IGLESIA
1. Comunicación deficiente
Si realmente quiere que su ministerio en favor de los niños prospere necesita comunicar sus planes y objetivos a las personas que le rodean. La falta de comunicación, o la escasez de ella no permiten que ninguna buena idea o plan funcione
Usted necesita comunicarse con los padres de los niños, con los maestros de las clases infantiles, con el pastor, con la junta y con los niños para que todos estén enterados de lo que se quiere lograr. Promueva las actividades de los niños en el boletín de la iglesia, mediante una cartelera, o simplemente pídale a los que han participado en las actividades de los niños que compartan con otros los resultados y sus experiencias para que los que escuchen se entusiasmen y puedan apoyar su ministerio.
2. No darle importancia a los niños
Muchos dirigentes de niños están más interesados en el éxito de ellos como líderes que en los niños. No trate a los niños dándoles un segundo lugar de importancia. La razón del Ministerio Infantil es justamente para que la iglesia pueda crear conciencia de la importancia que tienen los niños y de la gran responsabilidad de velar por ellos ayudándolos en su crecimiento espiritual. Algunas de las muchas formas como usted demuestra que valora los niños es saludando a cada uno por su nombre, visitándolos en sus hogares, llamándolos por teléfono y mostrándoles que los ama de verdad. Cuando hable con los niños bájese al nivel de ellos para que pueda mirarlos a los ojos, y por favor no use sobrenombres para referirse a ellos.
3. Cuide las instalaciones para los niños
En muchas iglesias los salones para niños o no existen, o están muy deteriorados, o simplemente se han convertido en el depósito o basurero de la iglesia. Cuando los niños llegan a una salón limpio y bien ordenado, están recibiendo un mensaje positivo de parte de la iglesia. Tal vez sea necesario que usted se pare en la puerta del salón de los niños y haga una evaluación de las condiciones del salón desde el punto de vista de un adulto y luego pensando como un niño. Estoy seguro que encontrará muchas cosas que deberán cambiarse o renovarse para hacer el lugar atractivo. Una vez identificados los cambios que deben realizarse, ¡manos a la obra!
4. Aprenda a delegar y a formar líderes
Si usted hace todo el trabajo sola, o si no involucra a otras personas en el ministerio para los niños, puede estar segura que se va a agotar y a sobrecargar. Una de las características de un buen líder es la de formar otros líderes de manera que los programas tengan continuidad aún cuando usted ya no esté dirigiendo. Busque y reclute voluntarios para que trabajen con usted y bríndeles el entrenamiento necesario.
5. Involucre a los padres en el ministerio infantil
Aunque los maestros de la iglesia tienen un función muy especial que cumplir en la educación espiritual de los niños, la mayor responsabilidad recae sobre los padres. Para que el ministerio hacia los niños tenga éxito usted debe involucrar a los padres en todo momento. Visítelos en sus hogares, programe escuelas para padres, y cursos de orientación familiar. Si puede conseguir algún recurso para dar consejería a familias en crisis aproveche la oportunidad de brindar ese servicio a la iglesia, y vera los resultados muy pronto.
6. Provea entrenamiento permanente
Todos los líderes por muchos dones que posean para trabajar con niños necesitan entrenamiento y capacitación. Planifique programas de entrenamiento, y comparta con ellos materiales que consiga para mejorar la enseñanza de los niños.
7. Cuidado con crear un espectáculo para los niños
Uno de las tentaciones más grande que tienen algunos maestros es tratar de competir con la televisión y los medios de comunicación que entretienen a los niños. No caiga en el error de creer que los niños necesitan llegar a la iglesia para ver un espectáculo que les llame la atención. Los niños cuando van a la iglesia no están asistiendo a un parque de diversiones por lo tanto evite toda exageración y recuerde que el propósito principal es mostrarles el amor de Dios.
Aunque los niños se deslumbran con las ayudas visuales es bueno recordar que lo Má importante no es deslumbrarlos sino ayudarlos a entender y aplicar los principios bíblicos a su vida. Las ayudas visuales de la tecnología se olvidarán, pero lo que aprendieron y aplicaron de la Biblia a sus vidas permanecerá para siempre.
8. Trabaje con otros ministerios de la iglesia
Si usted aísla el ministerio de los niños y se olvida de trabajar junto con otros departamentos de la iglesia, puede estar segura que tendrá muchos problemas y se sentirá aislada totalmente. Recuerde que los niños de la iglesia son parte de una familia y que varios departamentos tendrán que trabajar con esos mismos niños por lo tanto una sus esfuerzos a otros departamentos para lograr más rápidamente sus objetivos.
9. Aprenda a demostrar gratitud
A todas las personas les gusta sentirse apreciadas. Haga una lista de las personas que le han ayudado en su ministerio y expréseles gratitud por lo que han hecho por usted. Una nota de aprecio, una llamada telefónica, o un pequeño detalle pueden expresar su gratitud mejor que las palabras.
10. Reconozca sus áreas débiles
No piense que el ministerio de los niños tiene todo lo que los niños pueden necesitar. Evalúe constantemente sus programas para que pueda medir la efectividad de lo que se está haciendo y para que pueda identificar las áreas débiles que necesitan ser reforzadas. Aprenda a alegrarse de sus éxitos y a aprender de sus errores. Cuando haya identificado las áreas que necesitan más atención comience a trabajar en ellas.

Impactos: 77

¿Cómo podemos evangelizar a niños de diferentes edades?

Resultado de imagen para evangelizando niños

Nadie que comprenda la depravación humana, la misión de la iglesia y la comisión de Cristo cuestiona la grande y apremiante necesidad de instruir a los niños en el camino de Cristo:

“Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones” (Marcos 16:15a).

“Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque de los que son como éstos es el reino de Dios” (Lucas 18:16).

“No lo ocultaremos a sus hijos, sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del Señor, su poder y las maravillas que hizo. Porque él estableció un testimonio en Jacob, y puso una ley en Israel, la cual ordenó a nuestros padres que enseñaran a sus hijos, para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer, y éstos se levantaran y lo contaran a sus hijos, para que ellos pusieran su confianza en Dios” (Salmos 78:4-7a).

La importancia de enseñar a los niños es clara. Pero inmediatamente surgen dos preguntas:

  1. ¿Cómo debemos hacerlo para ser eficaces?
  2. ¿Cómo debe ser el proceso de evangelización en los hogares cristianos, en la iglesia, las escuelas, y en la comunidad?

Lo que nunca debemos olvidar

Antes de adentrarnos a consejos más específicos, debemos establecer algunas verdades básicas que jamás debemos olvidar.

Las iglesias pueden y deben instruir a los niños que asisten semana tras semana. Al mismo tiempo, es importante dejar claro que la instrucción en casa es fundamental. Es ahí donde los pequeños pasan más tiempo y aprenden no solo con palabras, sino también observando a sus padres. Ambas cosas son imprescindibles. 

Todo el contenido de la Biblia es importante. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son Palabra de Dios y en ambos podemos encontrar el evangelio de Jesucristo. Es esencial siempre tener en mente que toda la Escritura se trata de Dios. Está bien enseñar las historias bíblicas de manera creativa, pero no cometamos el error de enfocarnos tanto en los personajes humanos que Dios termine pasando a segundo plano. Queremos sembrar en nuestros hijos el conocimiento y temor de Dios.

Tampoco olvidemos darles a nuestros niños la oportunidad de ir a los pies de Cristo en arrepentimiento y fe. Nuestro objetivo principal en la evangelización es que los niños se encuentren con Cristo y que tengan la oportunidad de volverse a él. Oremos y confiemos en Dios, quien hace la obra. 

¿Cómo evangelizar a los niños de pecho?

Los niños entre cero a tres años de edad son como una esponja; tienen una mente óptima para aprender. Esta es una edad crucial para instruir a nuestros niños, así que no perdamos el tiempo y sembremos en ellos la semilla del conocimiento de Dios. 

Los niños de pecho aprenden por los sentidos, principalmente la vista. Podemos mostrarles las historias más puntuales del plan redentor de manera gráfica y con frases cortas. La repetición es clave. A nuestros hijos les enseñamos la mayoría de los versículos que se saben repitiéndoselos muchas veces y pidiéndoles que los articularan una y otra vez a la medida que crecían y aprendían a pronunciar.

El objetivo en esta edad es enseñarles que Dios es el Creador de todo, que debemos cuidar de lo creado y orar en agradecimiento a Dios. Hay que llevarlos a la iglesia, leerles (puede ser útil usar biblias ilustradas), orar por ellos y con ellos para que vean cómo se hace en privado y en público, y cantar con ellos. Escojamos un repertorio de recursos sencillo y enfocado en que comprendan la doctrina de Dios, la creación, la caída y la redención.

¿Cómo evangelizar a los niños que comienzan a leer y a escribir?

Con los niños más grandecitos (de 4 a 7 años) no podemos desaprovechar la oportunidad de responder sus preguntas acerca de Dios. Ellos ya han pasado la etapa de mera observación, y ahora son más lógicos en sus razonamientos. En esta edad es un poco más sencillo enseñar extendidamente con palabras, ya que su tiempo de atención es más prolongado. Podemos ir a través de las historias bíblicas y mostrarles la gran obra de Dios para mantener su relación con el hombre caído y su plan salvador que Cristo consumó.

En esta etapa, las doctrinas bíblicas pueden y deben ser tratadas con ellos: la Trinidad, la autoridad de las Escrituras, la vida y obra de Cristo, y la relación de Dios con su creación; claro, todo con terminología a un nivel apropiado. Para esto se pueden utilizar traducciones en lenguaje sencillo, dosificando las historias para contarlas en períodos breves (por ejemplo, de 10 a 15 minutos). 

Como en la etapa anterior, debemos seguir orando por y con ellos, y llevándolos a la iglesia con nosotros. 

Niños de ocho años en adelante

Un niño de ocho años ya resuelve problemas matemáticos con cierto nivel de complejidad y suele manejar muy bien el lenguaje. Obviamente hay diferencias de aprendizaje entre un niño de 8 años y uno de 18. El punto es que de aquí en adelante, los niños son capaces de lidiar con temas más complejos, son más independientes, y toman más iniciativa en aprender sobre lo que les interesa. 

En términos de contenido, este nivel no es tan diferente a los niveles anteriores. Con estos niños navegaremos a través de la Biblia, mostrando las historias ordenadas que nos muestran desde la creación, la caída, los actores reveladores y redentores de Dios hasta llegar a Cristo en el Nuevo Testamento. En este nivel podemos extender el tiempo de exposición y utilizar un nivel terminológico más alto.

También, como en la etapa interior, no debemos olvidar el rol de la oración y de la iglesia local. 

En resumen, las verdades bíblicas que debemos enseñarles son las mismas; la diferencia es que tienen que ser adaptadas según la edad y el nivel de los niños. Esa es la parte que nosotros jugamos, junto con extenderles la invitación al arrepentimiento y la fe en Cristo. El fruto de nuestra evangelización está en las manos de Dios. Nosotros evangelizamos a nuestros hijos confiando en la gracia y el poder de Dios.

Una nota para los maestros, padres y líderes de las iglesias

La instrucción teológica de los que enseñan a los niños la Palabra de Dios debe ser prioridad. La mayoría de veces los profesores de niños y niñas son muy eficientes enseñando, pero desafortunadamente su teología deja mucho que desear. Cambiemos esta realidad y démosle a la instrucción de nuestros niños la importancia que merece. Tanto padres como maestros deben manejar la Escritura con precisión para poder enseñar verdad a los pequeños.

Impactos: 225

Sufres de Co-Dependencia Emocional?

La co-dependencia es un comportamiento aprendido que puede transmitirse de una generación a otra. Es una afección emocional y de comportamiento que afecta la capacidad de una persona para tener una relación sana y mutuamente satisfactoria.

También se lo conoce como “adicción a las relaciones” porque las personas con co-dependencia a menudo forman o mantienen relaciones que son unilaterales, destructivas emocionalmente y / o abusivas. El trastorno se identificó por primera vez hace unos diez años como resultado de años de estudio de las relaciones interpersonales en familias de alcohólicos. El comportamiento co-dependiente se aprende observando e imitando a otros miembros de la familia que muestran este tipo de comportamiento.

¿A quién afecta la co-dependencia?

La co-dependencia a menudo afecta a un cónyuge, padre, hermano, amigo o compañero de trabajo de una persona que padece dependencia del alcohol o las drogas. Originalmente, co-dependiente era un término usado para describir a los socios en dependencia química, personas que viven con, o en una relación con una persona adicta. Patrones similares se han visto en personas en relaciones con personas con enfermedades crónicas o mentales. Hoy, sin embargo, el término se ha ampliado para describir a cualquier persona co-dependiente de cualquier familia disfuncional.

Hay un dicho que dice dime con quien andas y te dire quien eres. En este caso, el dicho aplica muy bien, pues para la persona sufrir co-dependencia en primer lugar tiene que empezar por el comportamiento de una persona que tenga cerca de si. Esta es una de las razones por la que la Biblia nos aconseja a que no hagamos yugo desigual. Aunque sí es cierto de que aun en el ámbito cristiano encontramos este mal.

¿Qué es una familia disfuncional y cómo conduce a la co-dependencia?

Una familia disfuncional es aquella en la que los miembros sufren miedo, ira, dolor o vergüenza que se ignora o se niega. Los problemas subyacentes pueden incluir cualquiera de los siguientes:

1.Una adicción de un miembro de la familia a las drogas, el alcohol, las relaciones, el trabajo, la comida, el sexo o el juego.

2.La existencia de abuso físico, emocional o sexual.

3.La presencia de un miembro de la familia que padece una enfermedad mental o física crónica.

Las familias disfuncionales no reconocen que existen problemas. No hablan de ellos ni los confrontan. Como resultado, los miembros de la familia aprenden a reprimir las emociones y hacer caso omiso de sus propias necesidades. Se convierten en “sobrevivientes”. Desarrollan comportamientos que los ayudan a negar, ignorar o evitar las emociones difíciles. Se separan. Ellos no hablan. Ellos no tocan. Ellos no se enfrentan Ellos no sienten. Ellos no confían La identidad y el desarrollo emocional de los miembros de una familia disfuncional a menudo se inhiben

La atención y la energía se centran en el miembro de la familia que está enfermo o adicto. La persona co-dependiente generalmente sacrifica sus necesidades para cuidar a una persona que está enferma. Cuando los co-dependientes colocan la salud, el bienestar y la seguridad de otras personas antes que la suya, pueden perder contacto con sus propias necesidades, deseos y sentido de sí mismos.

La gravedad del asunto es que las personas co-dependientes se olvidan de vivir sus propias vidas en una forma saludable y en muchos se va creando un resentimiento que afecta sus relaciones con otras personas.

¿Cómo se comporta la gente co-dependiente?

Los co-dependientes tienen baja autoestima y buscan cualquier cosa fuera de ellos para que se sientan mejor. Les resulta difícil “ser ellos mismos”. Algunos tratan de sentirse mejor a través del alcohol, las drogas o la nicotina, y se vuelven adictos. Otros pueden desarrollar comportamientos compulsivos como la adicción al trabajo, el juego o la actividad sexual indiscriminada.

Ellos tienen buenas intenciones. Intentan cuidar a una persona que está experimentando dificultades, pero el cuidado se vuelve compulsivo y frustrante. Los co-dependientes a menudo asumen el papel de mártir y se convierten en “benefactores” de una persona necesitada. Una esposa puede cubrir a su esposo alcohólico; una madre puede poner excusas para un niño ausente sin justificación; o un padre puede “tirar algunos hilos” para evitar que su hijo sufra las consecuencias de su comportamiento delincuente.

Esto se ve cuando un familiar siempre esta pidiendo dinero prestado que nunca lo devuelve. O un amigo que siempre esta esperando a que uno le resuelva los problemas como si esos problemas fueran de uno y no de ellos. La persona co-dependiente, por su necesidad de aprobación, trata los problemas de su amigo como si fuesen propios y termina creando una vida disfuncional para si mismo.

El problema es que estos repetidos intentos de rescate permiten al individuo necesitado continuar en un curso destructivo y volverse aún más dependiente del cuidado poco saludable del “benefactor”. A medida que esta dependencia aumenta, el co-dependiente desarrolla una sensación de recompensa y satisfacción de “ser necesario”. Cuando el cuidado se vuelve compulsivo, el co-dependiente se siente sin opciones y desamparado en la relación, pero no puede separarse del ciclo de comportamiento que lo causa. Los co-dependientes se ven a sí mismos como víctimas y se sienten atraídos por esa misma debilidad en las relaciones de amor y amistad. Piensan que esa es la única forma para ellos poder ser amados o solicitados, y no cortan las relaciones enfermizas, sino que se hacen ellos más daño y a la vez le hacen más daño al dependiente.

Las características de las personas co-dependientes son:

1.Un sentido de responsabilidad exagerado por las acciones de los demás.

2.Una tendencia a confundir el amor y la compasión, con la tendencia a “amar” a las personas que pueden compadecerse y rescatar.

3.Una tendencia a hacer más de lo que les corresponde, todo el tiempo.

4.Una tendencia a lastimarse cuando las personas no reconocen sus esfuerzos.

5.Una dependencia no saludable de las relaciones.

6.El co-dependiente hará cualquier cosa para aferrarse a una relación; para evitar la sensación de abandono.

7.Una extrema necesidad de aprobación y reconocimiento.

8.Un sentimiento de culpa al afirmarse.

9.Una necesidad imperiosa de controlar a los demás.

10.Falta de confianza en uno mismo y / u otros.

11.Miedo a ser abandonado o quedarse solo.

12.Dificultad para identificar los sentimientos.

13.Rigidez / dificultad para adaptarse al cambio.

14.Problemas con la intimidad / límites.

15.Enojo crónico.

16.Miente a otros y así mismo para no aceptar la realidad del problema.

17.Comunicaciones deficientes—prefiere decir las cosas a medias para después poder adaptar lo que dice dependiendo de las circunstancias.

18.Dificultad para tomar decisiones ya que trata de complacer a todo el mundo.

Cuestionario para identificar signos de co-dependencia

A continuación les comparto un cuestionario que deben con honestidad contestarlo y también se lo pueden dar a sus aconsejados si sospechan que pueden estar sufriendo de esta condición.

Esta condición parece correr en diferentes grados, por lo que la intensidad de los síntomas se encuentra en un espectro de severidad, en oposición a una escala de todo o nada. Tenga en cuenta que solo un profesional calificado puede hacer un diagnóstico de co-dependencia; no todas las personas que experimentan estos síntomas padecen co-dependencia.

Pero este cuestionario le ayudará a tener una mejor idea sobre el tema.

1. ¿Te quedas quieto para evitar discusiones?

2. ¿Siempre te preocupan las opiniones de los demás sobre ti?

3. ¿Alguna vez has vivido con alguien con un problema de alcohol o drogas?

4. ¿Alguna vez has vivido con alguien que te pega o te menosprecia?

5. ¿Las opiniones de los demás son más importantes que las tuyas?

6. ¿Tienes dificultad para adaptarte a los cambios en el trabajo o en el hogar?

7. ¿Te sientes rechazado cuando otras personas significativas pasan tiempo con amigos y no contigo?

8. ¿Dudas de tu capacidad de ser quien quieres ser?

9. ¿Te sientes incómodo al expresar tus verdaderos sentimientos a los demás?

10. ¿Alguna vez te has sentido inadecuado?

11. ¿Te sientes como una “mala persona” cuando cometes un error?

12. ¿Tienes dificultad para recibir cumplidos o regalos?

13. ¿Sientes humillación cuando tu hijo o cónyuge comete un error?

14. ¿Crees que las personas en tu vida irían cuesta abajo sin tus esfuerzos constantes?

15. ¿Con frecuencia deseas que alguien te ayude a hacer las cosas?

16. ¿Tienes dificultades para hablar con personas con autoridad, como la policía o tu jefe?

17. ¿Estás confundido sobre quién eres o hacia dónde te diriges con tu vida?

18. ¿Tienes problemas para decir “no” cuando se te pide ayuda?

19. ¿Tienes problemas para pedir ayuda?

20. ¿Tienes tantas cosas a la vez que no puedes terminar bien ninguna de ellas?

Si se identifica con varios de estos síntomas; está insatisfecho con usted o sus relaciones; debería considerar buscar ayuda profesional. Haga arreglos para una evaluación de diagnóstico con un médico o psicólogo y con experiencia en el tratamiento de la co-dependencia. Lo mismo con sus aconsejados. Recuerde que nosotros somos profesionales que aprendemos a trabajar en equipo con otros profesionales. Si usted ve que su aconsejado tiene serios problemas de co-dependencia, usted tiene la responsabilidad de referirlo a una persona con la preparación necesaria para seguir ayudándolo. Usted hizo la primera parte. Y debe explicarle a su aconsejado lo que usted esta aprendiendo en esta clase y así ayudarlo a dar el siguiente paso.

¿Cómo se trata la co-dependencia?

Debido a que la co-dependencia suele estar enraizada en la infancia de una persona, el tratamiento a menudo implica la exploración de los problemas de la primera infancia y su relación con los patrones actuales de comportamiento destructivo. El tratamiento incluye educación, grupos experimentales y terapia individual y grupal a través de la cual los co-dependientes se redescubren e identifican patrones de comportamiento contraproducentes.

Toda terapia lleva como objetivo a que la persona descubra por si misma la verdad y al descubrir la verdad es libre de esa atadura, así como el mismo Jesús nos enseña en Juan 8.

El tratamiento también se enfoca en ayudar a los pacientes a ponerse en contacto con los sentimientos que han sido sepultados durante la niñez y en reconstruir la dinámica familiar. El objetivo es permitirles experimentar su gama completa de sentimientos nuevamente.

De esta forma puede ver cuales fueron los sentimientos de co-dependencia y cuales hubieran sido los sentimientos sanos y edificantes para su vida.

Cuando la co-dependencia golpea su casa

El primer paso para cambiar el comportamiento no saludable es comprenderlo. Es importante que los co-dependientes y sus familiares se eduquen sobre el curso y ciclo de la adicción y cómo se extiende a sus relaciones. Las bibliotecas, los centros de tratamiento del abuso de drogas y alcohol y los centros de salud mental a menudo ofrecen materiales educativos y programas al público.

Es bueno también el traer estas charlas en la iglesia. Se sorprenderá la cantidad de personas que se van a sentir identificadas mientras le escuchan hablar y enseñar.

Pero algo que es necesario entender desde el principio es que se necesitan muchos cambios y crecimiento para el co-dependiente y su familia. Porque de lo contrario se estaría ignorando el problema y volveríamos al punto uno de esta terrible condición. La persona que se resiste a cambios, necesita comprender a que esta rechazando la sanidad que Dios le quiere conceder.

Cualquier comportamiento de cuidado que permite o permite que el abuso continúe en la familia necesita ser reconocido y detenido. El co-dependiente debe identificar y reconocer sus sentimientos y necesidades. Esto puede incluir aprender a decir “no”, ser amoroso pero resistente y aprender a ser autosuficiente.

Uno de los tratamientos mas efectivos es aprender a decir no. Cuando la persona lo llame para que lo lleve a algún lugar, aprender a decir hoy no puedo. Cuando le pidan dinero prestado, decir, no, lo siento, y así sucesivamente. Ese es uno de los mejores tratamientos para empezar. Cuando uno aprende a decir no, sucede algo maravilloso, es como si cadenas de años se cayeran.

Las personas encuentran libertad, amor y serenidad en su recuperación.

La esperanza radica en aprender más. Cuanto más comprenda la co-dependencia, mejor podrá hacer frente a sus efectos. Buscar información y asistencia puede ayudar a alguien a vivir una vida más sana y satisfactoria.

Impactos: 3

Evento en Paraguay 


Gran Festival de Niños, no se pierdan el 16 de agosto en la Plaza 34 Curuguateños a las 16:00hs para honrar a los niños por su día. Invita a todos, entrada totalmente libre, habrá sorteo de bicicletas, pelotas y muñecas, muchos juguetes más, también merienda para los chicos. Imperdible!!!
Organiza Rescatando los Valores y Apoya Municipalidad de Curuguaty.

Impactos: 3